INICIO ACTUALIDAD Farándula Charm Singularia

Te gustó esta página?. Haz clic:

By A Web Design





Cirugías estéticas baratas ofrece Bolivia a turistas

Cada vez más "turistas" llegan a Bolivia procedentes de Europa, Canadá, EEUU, México, China y de naciones vecinas como Brasil o Venezuela para someterse a operaciones estéticas.

Las ciudades de Santa Cruz al oriente y Cochabamba en la zona andina se han convertido en la sede de un próspero negocio que atiende una creciente clientela extranjera. Según un reportaje del diario La Razón de La Paz firmado por Milenka Villarroel Majluf, la principal atracción son los bajos precios, que están convirtiendo al territorio boliviano en un paraíso de las cirugías estéticas, con un abanico de beneficios y de riesgos de por medio.

El culto a la belleza que se extiende por el orbe tiene ahora a Bolivia como referente en los últimos años, según los cirujanos cruceños Tito Barzola y Miguel Moreno, el cochabambino Humberto García y el paceño Gonzalo Sillerico, que accedieron a suministrar informaciones al diario boliviano.

Los entrevistados coinciden en que La Paz es "famosa" por las rinoplastias o cirugías que resuelven las deformaciones de la nariz, un problema recurrente en los habitantes del occidente; mientras que Cochabamba y, sobre todo, Santa Cruz se han vuelto populares por estas intervenciones más otras destinadas a esculpir los cuerpos o para aumentar los senos y glúteos. Además, las bolivianas ya no son las clientes exclusivas, ya que estos galenos calculan que entre 30% y 40% de los tratamientos de nariz, párpados, cejas, mentón, orejas y de lipoescultura son demandados por varones.

Si bien no hay estadísticas oficiales, los médicos sostienen que cada vez llegan más extranjeros de diferentes confines del planeta para someterse a distintas operaciones estéticas. Como muestra un botón: si antes recibían en sus oficinas a entre tres y cinco interesados, hoy atienden al mismo número en un día o dos. Apuntan a dos causas para este boom: los costos económicos y la calidad de profesionales y servicio. 

Según la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica (Isaps, por sus siglas en inglés) el ranking de 25 países con más cirugias estéticas en el año 2011 fue encabezado por EEUU con 1,6 millones de "procedimientos" de este tipo, seguido por Brasil (1,5 millones), China (588.880), Japón (525.790), India (553.420), México (437.351), Italia (396.750), Corea del Sur (361.988), Francia (261.198), Colombia (319.305). En el sitial 13 se encuentra España, con 150.459 operaciones; Venezuela en el 18, con 130.595, y Argentina se halla en el 19, con 117.140.

Los especialistas de Bolivia cobran incluso diez veces menos que colegas de otras naciones. Por ejemplo, en Estados Unidos, una persona puede acceder a una nariz "perfecta" por US$ 8.000, o una lipoescultura o liposucción, por US$ 10.000. En Santa Cruz o Cochabamba las mismas cirugías tienen precios entre máximos de US$ 1.300. El diario La Razón asegura que el aumento de glúteos con prótesis se cotiza en US$ 9.900 en Europa, mientras que en Bolivia es posible esa operación por US$ 2.000.

La diferencia de precios es notoria si se compara con países de Centro y Sudamérica, continúa el experto. Es así que una rinoplastia implica el gasto de US$ 3.500 en Brasil o México, y los implantes mamarios, entre US$ 4.000 y 5.000; pero en suelo boliviano esta última intervención es ofertada incluso por US$ 1.200. Y el panorama no cambia con otros Estados cercanos como Argentina, Chile, Venezuela o Perú, cuya escala tarifaria en el menú de cirugías plásticas duplica, como mínimo, a la de Bolivia. Los precios dentro de Bolivia incuso tienden a ser diferenciados. Una rinoplastia en La Paz cuesta US$ 1.200, en Cochabamba sólo US$ 900.

Surge una interrogante: ¿por qué hay tanta diferencia de precios entre Bolivia y otras naciones? El especialista cruceño Tito Barzola explica que el costo de los insumos es similar en cualquier parte del orbe, pero la clave está en que el equipo que participa en las intervenciones estéticas gana mucho menos en el país: casi US$ 100 por persona y por operación, incluido el cirujano; y en Brasil, sin ir muy lejos, cada uno cobra entre US$ 300 y 400 por tomar la jeringa y el bisturí entre sus manos.

El galeno ejemplifica que para los implantes de mamas o de glúteos, las prótesis valen US$550, equivalente a la mitad de la cotización de la operación, es así que el monto restante es repartido entre el cirujano, el anestesista, el cardiólogo y el o los enfermeros, e incluso el alquiler del quirófano. Mientras esta intervención cuesta al menos US$4.000 en centros brasileños, o sea, los médicos se reparten una torta de más de US$ 3.000 en ganancias.

En La Paz hay ocho centros registrados; en Cochabamba, el Sedes autorizó a cuatro y el Sedes de Santa Cruz tiene a dos decenas.

El boom de las intervenciones estéticas se explica, paralelamente, por el incremento de especialistas. Hace tres años había 60 expertos avalados por la Sociedad Boliviana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, y ahora el guarismo se ha elevado a 98, mientras el Colegio Médico de Bolivia tiene en su lista a 119: con 41 cruceños, 39 paceños, 20 cochabambinos, 14 tarijeños, tres orureños y dos potosinos; el 80% se concentra en el eje troncal y Santa Cruz es donde el grueso ofrece sus servicios.

El cirujano Humberto García quien preside la Sociedad Boliviana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, en la gráfica arriba, realiza un implante de senos en una clínica de Cochabamba.

No obstante, no todas son buenas noticias, advierte la periodista boliviana. El culto a la belleza tiene sus riesgos. Tanto bolivianas como extranjeras se hallan a merced de "seudocirujanos" —comúnmente llamados "intrusos"— o centros médicos y consultorios "truchos" en los que se ofrecen operaciones. Y hay peligros que se ciernen sobre las forasteras que compran paquetes que ofrecen al oriente de Bolivia como destino turístico y, a la par, estético. Son los denominados "tours" y "safaris" muchos de ellos organizados desde México vía Internet, a los que los expertos consultados ponen reparos.

Operadores de agencias de viajes y cirujanos plásticos aglutinan esfuerzos para la conformación de "paquetes turísticos" que incluyen intervenciones quirúrgicas con la respectiva estadía en una clínica, entre diez y 15 días en hoteles de lujo, las consultas pre y postoperatorias, los traslados y la asistencia personal para la paciente y, por si fuera poco, visitas guiadas por la ciudad de Santa Cruz. Una empresa ofrece, por ejemplo,un "combo" que incluye aumento de senos y glúteos y una liposucción de abdomen. Todo por US$ 7.500, lo que incumbe hospedaje, transporte y paseos, pero sin pasajes de avión.

García alerta: "En la mayoría de los casos, uno va a ciegas al cirujano plástico, sólo por la promoción que se hizo en el paquete y no se guía por el nombre de un galeno confiable o de una clínica que esté posibilitada para brindar un buen servicio".

Precisamente estos "combos" ocasionaron la muerte de dos brasileñas el año 2011 en Santa Cruz, según la red O Globo. Ambas por embolia pulmonar, tras someterse a intervenciones quirúrgicas de lipoaspiración y de implantes mamarios y en los glúteos. Se evidenció que las víctimas fueron atendidas por cirujanos plásticos en diferentes clínicas y que su recuperación se implementó en hoteles. La denuncia puso en el ojo de la tormenta a la práctica de esta profesión en el departamento oriental boliviano.